Archivos Mensuales: noviembre 2013

Amor y relaciones saludables VS apego compulsivo codependiente

amor_m1

El apego codependiente es un estado emocional de vinculación compulsiva a una cosa o a una persona determinada y está originado por la creencia de que sin eso no se puede ser feliz. Se compone de dos elementos, uno positivo y otro negativo, el elemento positivo es el fogonazo del placer y de la emoción, el estremecimiento que se experimenta cuando se consigue el objeto del deseo. El negativo es la sensación de amenaza y de tensión que lo acompaña. Por su propia naturaleza el apego hace vulnerables a las personas al desorden emocional y desintegra la paz. La semilla del apego sólo puede germinar en la oscuridad de la ignorancia, del engaño y de la ilusión.

Dicen que el amor es ciego, pero lo que es ciego no es el amor, sino el apego. Una gran cantidad de importante información, procedente del mundo que nos rodea, no consigue llegar a nuestra mente consciente a causa de nuestros apegos, creencias y miedos. El apego nos insensibiliza y hace que reaccionemos ante las personas en función de la ayuda o la amenaza que creemos que suponen para el logro de nuestra ambición.Y a las que consideramos fuera de esas dos categorías ni siquiera existen para nosotros. Todo aquel que posee algún apego está ciego y no ve la realidad de la Vida.

El apego es una necesidad compulsiva que embota la sensibilidad, es como una droga que enturbia la percepción de la Vida. Del mismo modo que un radar averiado distorsiona y falsea lo que percibe, el apego daña al amor y lo hace desaparecer, pues el amor es sensibilidad. Nadie se puede liberar del apego con la renuncia, sino con la consciencia, pues la renuncia sólo mutila y endurece. El apego roba la Vida, pues aquello a lo que uno está apegado se encuentra sólo en la mente, no en el objeto o en la persona. Y, además, se le atribuye un valor que en verdad no tiene.

Es imprescindible escoger entre el apego y la felicidad. Nadie ha nacido con apegos, sino que estos brotan de una mentira que la sociedad y la cultura mantienen o de una mentira que uno se cuenta a sí mismo. Si se quiere estar plenamente vivo es preciso que utilizar el sentido de la perspectiva, pues la Vida es infinitamente más grande que cualquier nimiedad a la que uno se haya apegado y a la que le haya dado el poder de alterarle. Es una nimiedad porque, si se vive lo suficiente, es muy fácil que algún día esa cosa o persona deje de importar, hasta el punto que no se tengan recuerdos de ella, como se puede comprobar en la propia vida. Hoy mismo apenas recordamos aquellas nimiedades que tanto nos inquietaron en el pasado y que hoy no nos afectan lo más mínimo.

Un apego no es un hecho, es una creencia, una fantasía de la mente. Si esa fantasía no existiera uno no estaría apegado, se amarían las cosas y las personas y se permitiría surgir la felicidad. En realidad tan sólo nos engañamos a nosotros mismos cuando creemos que sin nuestros apegos no podemos ser felices.

Vivir una vida espiritual y disolver los deseos, prejuicios, y apegos supone una revolución tan grande que la mayoría prefiere lanzarse de cabeza a realizar buenas obras y a ser serviciales que someterse al fuego purificador de semejante trabajo. Pero cuando nos ponemos a servir a alguien a quien no nos hemos tomado la molestia de comprender, en realidad no estamos intentando satisfacer la necesidad de esa persona, sino la nuestra propia. Para que exista un amor verdadero es imprescindible que veamos y comprendamos a la persona con la que estamos tratando.

Hay indiferencias que se confunden con el amor, pero no son más que un endurecimiento del corazón. Hay personas que como no están apegadas a nadie piensan que aman a todo el mundo. Hay quienes sin haber zarpado piensan que ya han arribado. La Vida por sí sola no puede producir amor, sólo puede engendrar atracción, placer, apego, cansancio y aburrimiento, todo ello mezclado con ansiedad, posesividad, tristeza y dolor. Cuando todo esto se ha repetido una y otra vez, en un ciclo constante, llega un momento que acabamos hartos y quisiéramos poner fin a todo el proceso. Si tenemos la suerte de no encontrarnos con ninguna otra cosa o persona que atraiga nuestra atención, podremos vivir una paz un tanto frágil y precaria. Eso es todo lo que la vida puede ofrecernos, aunque es posible que lo confundamos con la libertad y acabemos muriéndonos sin haber conocido jamás lo que significa ser realmente libres y amar.

El amor surge cuando hay libertad. En el momento en que entran en juego la coacción, el control o el conflicto, en ese mismo momento muere el amor. La rosa, el árbol y la lámpara nos dejan completamente libres; no harán el menor esfuerzo por arrastrarnos al aroma, a la sombra o a la luz, aunque pudieran pensar que es lo mejor para nosotros. En cambio, tenemos que ser capaces de ver toda la coacción y todo el control a los que los demás nos someten y a los que nosotros mismos nos esclavizamos cuando, para comprar su amor y su aprobación, tratamos de responder a sus expectativas. Cada vez que nos sometemos a este control destruimos nuestra capacidad natural de amar porque no es adecuado entrar en ese juego esclavizante, y todo lo que no es adecuado es desamor. La libertad no es más que otra palabra para referirnos al amor.

Anuncios

Primer Paso del libro azul de Codependientes Anónimos

Paso Uno

Admitimos que éramos impotentes ante los demás y que nuestras vidas se había vuelto ingobernables.

 

Muchos de los que hemos llegado a CoDependientes Anónimos, consideramos que los problemas de los demás se habían convertido en una forma de vida. Gente bien intencionada debe habernos dicho que realmente éramos responsables del bienestar de otros y que nuestras palabras y acciones eran lo bastante poderosas para cambiar a aquellos con los que nos relacionábamos. Habiendo cargado esta enseñanza a la edad adulta, la mayoría de nosotros hemos tenido problemas con nuestra pareja, hijos, amigos, compañeros de trabajo o padres. Hemos convertido a esos OTROS en nuestro Poder Superior, definiendo QUIEN SOMOS por lo que IMAGINAMOS que ellos piensan. Determinados a controlar, administrar, guiar a otros hicimos a un lado nuestro propio bienestar indefinidamente.
En CoDependientes Anónimos, estamos abriéndonos a una nueva manera de pensar y vivir. Una forma que nos ofrece poner un fin a nuestra manera compulsiva de tratar de ARREGLAR LO INARREGLABLE

En la impotencia

Hasta ahora habíamos aplicado el autocontrol, la obsesividad, y nuestra manera ofuscada de ver los problemas de la vida. Cuando nuestras relaciones se echaban a perder, muchos solamente tratábamos con mayor tenacidad, tomábamos venganza aplicando nuestro arsenal de información errónea.

Nuestra obstinación tomó muchas formas. Nos volvíamos arrogantes, autoritarios. Tratábamos de complacer. Nos conformábamos. Nos rebelábamos. Culpábamos.

Nos lastimábamos y lastimábamos a los demás. Algunos de nosotros tuvimos que llegar al borde de la locura o de la muerte antes de que estuviéramos dispuestos a admitir nuestra impotencia. Y todo el tiempo estábamos convencidos de que hacíamos lo correcto. ¿Dónde estaba el triunfo?

En descontrol total

Es muy probable que para cuando llegamos a CoDA nuestras vidas estaban fuera de control. Las habilidades para tolerar en las que habíamos confiado toda nuestra vida, habían dejado de funcionar.

Éramos víctimas de una forma compulsiva de comportarnos tan sutilmente poderosa y dañina que ningún medio ordinario podía romperla. Nuestras vidas eran verdaderamente ingobernables.

Fue en este punto en el que nuestras viejas ideas comenzaron a desmoronarse y nos abrimos a la posibilidad de que existiera otra manera.

Extracto del folleto del Paso Uno
Co-Dependents Anonymous, Inc.

Todo viaje empieza con un primer paso. Nuestra travesía de recuperación personal en CoDA comienza con el primer paso de CoDA.

Para comprender la creciente devastación de nuestra impotencia e ingobernabilidad, tenemos que explorar nuestro pasado y cómo llegamos a este punto. Tal vez estemos devastados por un divorcio, una separación, o la muerte de un ser querido.

Tal vez hayamos tratado de matarnos o poco a poco “llegar hasta el fondo” mediante las drogas o el alcohol. Muchos de nosotros estábamos abrumados y agotados.

Una vez que tomamos la decisión de cambiar, iniciamos nuestro viaje de recuperación con el Paso Uno, el Paso de la admisión y la aceptación.

Este Paso nos ayuda a identificar con precisión a lo largo de nuestra vida de experiencias, sentimientos y conductas, cómo evadimos, controlamos y manipulamos a otras personas, a nosotros mismos y a las circunstancias.

Descubrimos cómo nos hemos convertido en nuestro propio Poder Superior o cómo pusimos a otros en ese papel.

Empezamos a ver cómo Dios no nos ha dado el derecho de controlar la conducta de otra persona, y sin embargo se nos ha dado la responsabilidad de establecer límites para nosotros mismos y para los demás.

Para explorar cómo nos controlamos y evadimos a nosotros mismos y a los demás, escudriñamos nuestras historias personales. Nos hacemos las siguientes preguntas para ver si se aplican a nuestras vidas:

  • ¿Qué tipo de maltrato y descuido experimenté cuando crecí?
  • ¿Dónde aprendí a ignorar cuando a mí o a otras personas se les hacia objeto de abuso o abandono? y ¿por qué?
  • ¿Quién durante mi infancia mostró estas conductas o me enseñó a no expresar o a no compartir mis sentimientos?
  • ¿Dónde aprendí que evadir a los demás era más seguro que involucrarse?
  • ¿Dónde aprendí a controlar a los demás para lograr mi sensación de bienestar?
  • ¿Cómo aprendí que era menos que los demás, o que era mejor que los demás?
  • ¿Cuándo, cómo y dónde aprendí a negar mis propias ideas, sentimientos y necesidades por el bien de los demás o, por el contrario, a exigir que el mundo girara a mí alrededor?
  • ¿Cómo supe que nunca había que comentar los secretos de familia y por qué?
  • ¿Dónde aprendí a comportarme de manera negligente y/o abusiva que daña de manera intelectual, emocional, física, sexual y/o espiritual?
  • ¿Dónde aprendí a manifestar esas conductas que son a menudo reportados en los extremos del silencio a la violencia?
  • ¿Cómo aprendí a permitir que fueran manifestadas esas conductas hacia mí?
  • ¿Dónde y cómo aprendí que tener una relación me completaría?
  • ¿Aprendí estas cosas a través de las palabras o de las acciones de los demás, y en ese caso, de quién?
  • ¿Cómo llegué a sobrevivir la vida a través de conductas codependientes en vez de vivir la vida a través de una sensación de libertad?
  • ¿Qué sentimientos percibo acerca de todas estas preguntas?

Al responder estas preguntas, logramos una comprensión de cómo nuestra falta de poder se desarrolló en nuestra infancia, pero saberlo no es suficiente. Tenemos que ver la ingobernabilidad de las conductas codependientes que llevamos hasta nuestras vidas adultas.

Para explorar nuestras conductas adultas codependientes ingobernables, nos parece útil hacer una revisión del Primer Capítulo y su descripción de los patrones de negación, baja autoestima, control y conformidad.

Mencionamos específicamente estos patrones que representan nuestras conductas adultas codependientes. Es importante ser honestos con nosotros mismos para cambiar nuestra ingobernabilidad.

Al explorar la falta de poder en nuestra infancia y la ingobernabilidad de nuestras vidas adultas, llegamos a comprender más acerca de nuestra herencia personal.

Nuestra negación de la codependencia se desvanece, nuestra aceptación aumenta y somos más capaces de ver nuestras conductas destructivas adultas.

Es extremadamente importante recordar que nuestro Primer Paso no debe utilizarse para asignarles culpas a los demás o a nosotros mismos. No se trata de una cacería de brujas. Al aferrarnos a la culpa, estamos reaccionando codependientemente y seguimos sin tener ningún poder.

En vez de culpar, tratamos de hacer una revisión de las experiencias de nuestra infancia y de nuestra vida adulta que son las raíces de las conductas no saludables.

Entendemos cómo la falta de poder y la inmanejabilidad se desarrollaron en la infancia y se manifestaron gradualmente en nuestra conducta y nuestras relaciones adultas.

Aceptamos que nuestras vidas van perdiendo la cordura entre más tratamos de controlar y de evadir a los demás y a nosotros mismos. En vez de culpar a otros o de culparnos a nosotros mismos, nos hacemos responsables por nuestros sentimientos acerca de nuestras experiencias infantiles y adultas, así como por nuestra cada vez más codependiente conducta adulta.

Encontramos que es útil hacer una lista de las pérdidas que hemos experimentado en nuestra infancia y en nuestra vida adulta. Nos permitimos llorar esas pérdidas, el dolor y la ira que hemos guardado durante tanto tiempo.

Al ir liberando esos sentimientos, comenzamos a liberar las energías que impulsan nuestras conductas codependientes. Vemos que nuestras conductas codependientes de manipulación, control y evasión sólo nos han dejado en la desesperación.

Muchos de nosotros compartimos el Primer Paso con nuestros padrinos y amigos en recuperación. Compartimos nuestras experiencias, nuestras pérdidas y nuestras tristezas pasadas. Al hacerlo, comenzamos a soltar los fondos emocionales de nuestra falta de poder e ingobernabilidad.

Hecho esto, podemos empezar a aceptar nuestro pasado, pensar más positivamente y actuar de maneras más sanas con nosotros mismos y con los demás.

Al comprender y aceptar nuestra codependiente falta de poder y la inmanejabilidad de nuestras vidas, le abrimos la puerta a posibles soluciones.

Admitimos que nuestros mejores esfuerzos en estas áreas han fallado y que necesitamos una ayuda mayor de la que nuestras propias y limitadas capacidades pueden proporcionarnos.

Desde esta posición de admisión y aceptación, estamos preparados para alcanzar la ayuda de un Poder más grande que nosotros mismos para ser devueltos al sano juicio.

Codependientes Anónimos ( CoDA )

Hace tiempo me comentaron la existencia de los grupos de ayuda mutua de Codependientes Anónimos, y que me ayudan bastante.  Por eso quiero comentarles algo de que va y que es.

Codependientes Anónimos es un grupo de hombres y mujeres cuyo propósito es desarrollar relaciones sanas. El único requisito para ser miembro es el deseo de forjar relaciones sanas y satisfactorias. Recurrimos a los Doce Pasos y a las Doce Tradiciones como fuentes de conocimiento y sabiduría. Éstos constituyen los principios de nuestro programa y sirven de guía para forjar relaciones honestas y satisfactorias. Al incorporar los Doce Pasos y los principios de CoDA en nuestra vida diaria y en nuestras relaciones presentes y pasadas, experimentamos una liberación de nuestro estilo autodestructivo de vida. Podemos así alcanzar un nuevo nivel de dicha, aceptación y serenidad.

Le damos la bienvenida a Codependientes Anónimos, un programa para la rehabilitación de la codependencia. Este programa nos permite compartir nuestras experiencias, fuerzas y esperanzas en un esfuerzo para que exista libertad y paz en nuestras relaciones con los demás y con nosotros mismos, y dejar atrás las ataduras y la confusión.

La mayoría de nosotros hemos estado buscando formas de superar nuestros dilemas, frutos de los conflictos en nuestras relaciones con otros y en nuestra niñez. Algunos nos criamos en un entorno familiar donde existían adicciones; para otros, en cambio, no fue así. Pero en cualquier caso, nos hemos dado cuenta de que en nuestras vidas la codependencia es una conducta compulsiva profundamente enraizada y que proviene de un sistema familiar con distintos grados de disfuncionalidad. Todos hemos experimentado el trauma doloroso del vacío de nuestra niñez y de las relaciones que hemos desarrollado a lo largo de nuestras vidas.

Hemos intentado utilizar a los demás, como ser nuestra pareja, nuestros amigos y hasta nuestros propios hijos, como nuestra única fuente de identidad, valor y bienestar, y también como una manera de compensar por las pérdidas emocionales de nuestra niñez. En algunos casos, nuestras historias personales también incluyen otras adicciones a las cuales hemos recurrido para tratar de lidiar con nuestra codependencia.

Todos hemos aprendido a sobrevivir en la vida, pero en CoDA estamos aprendiendo cómo vivir la vida. Mediante la aplicación en nuestras vidas diarias y en nuestras relaciones presentes y pasadas de los Doce Pasos y de los principios de vida que hallamos en CoDA, experimentamos una liberación de nuestros propios estilos autodestructivos de vida. Es un proceso de crecimiento individual: cada uno de nosotros va creciendo a su propio paso y continuaremos haciéndolo mientras nos mantengamos receptivos, día a día, a la voluntad de Dios o nuestro Poder Superior para nuestras vidas. El compartir nuestras experiencias es nuestra manera de identificarnos y nos ayuda a liberarnos de las ataduras emocionales de nuestro pasado y del control compulsivo de nuestro presente.

Independientemente de cuán traumático haya sido su pasado o cuán desesperanzado le parezca su presente, el programa de Codependientes Anónimos ofrece la esperanza de un nuevo día. Ya no deberá depender de los demás como fuentes de ese poder superior. Esperamos que aquí encuentre una nueva fuerza interior para convertirse en la persona que Dios tuvo en mente: un ser IMPORTANTE Y LIBRE.

Imagen

Pues de lo que se trata es de dejar de depender de una forma obsesiva y desesperada por los demás y poder sentirse uno libre. Si hay que creer en algo, uno es libre de hacerlo ( ya sea la misma silla del grupo, o la filosofia o lo que uno quiera ). Simplemente es tambien entrenar la fe en una cosa sencilla, en que si podemos recuperarnos con ayuda de este programa de 12 pasos y que si se puede conseguir. Pues todos desean la felicidad, ahora nos toca, con mucha ayuda , intentarlo , para eso estamos.

Aquellos lectores que sientan que no es suficiente con dejar sus comentarios en este Blog o con leer los comentarios y los artículos, pues les recomiendo, que antes de buscar ayuda profesional (psicólogo, psiquiatra o sacerdote) asistan a alguna reunión de CODA cerca de su localidad…  Tambien, que sepan , que siempre es muy beneficioso compaginar CoDA con terapia de psicologo, si en su caso tambien quisiera el apoyo de psicologo como añadido.

Directorios de CoDA y como abrir un grupo de Codependientes Anónimos ( CoDA )

Para los que están interesados en encontrar un grupo de CoDA ( Codependientes Anonimos ) o abrir un grupo nuevo de CODA.

Imagen

VARIOS DIRECTORIOS DE CODEPENDIENTES ANONIMOS

-México :  http://codamexicooficial.org/agrupacion/directorio-de-grupos.html

-Internacional : http://coda.org/ajax_control.php?action=load_translation&language=2 Y clickar en la pestaña INTERNACIONAL.

-España EUROPA ( aunque no es una web oficial pero algo es algo ) : http://codependencia.net/index.php?option=com_content&view=article&id=173&Itemid=108

Si te pilla lejos alguno de los grupos , lo que puedes hacer es mandar un email o llamar por teléfono y que te manden literatura ( los libros ) y abrir un grupo en tu zona. Puedes pedir consejo a ellos o ayuda a Al-Anon o Alcoholicos anonimos para esto.

Abrir un grupo de CoDA mas o menos , el concepto es facil. Primero pillar los libros ( la literatura ) , está el libro azul con los 12 pasos y el libro verde de trabajo ( 12 pasos y 12 tradiciones. Las reuniones lo estandar es que duren 1 hora y media.

 

LITERATURA BASICA

Aquí un libro de CoDA 12 pasos para empezar ( traducción libro azul coda ) :   http://www.divorciadosanonimos.org.mx/12_pasos.pdf    hay una opcion para bajarse el archivo.

Aqui un libro de CoDA con las 12 tradiciones : http://codependientesmonterrey.files.wordpress.com/2011/10/12-tradiciones-c-a.pdf

 

COMO SE LLEVA UNA REUNION DE GRUPOS DE 12 PASOS , en este caso CoDA.

Se lee una guia de moderación y a continuacion los 12 pasos y luego las 12 tradiciones, y se comienza la reunión donde las personas comparten su experiencia y demás. Lo que hacen es coger un párrafo del texto que toque , ya sea del paso o de la tradición , y lo lee y luego comparte sobre eso o lo que le inquiete con respecto a sus vivencias con la codependencia.  Normalmente se comparte unos 5 minutos y asi todos hablan, y si son pocos, pues se repite y se hace otra ronda de compartires. Se suele leer un trozito del texto y luego se habla sobre el texto o lo que te inquiete con respecto a como te afectan las relaciones, y se suele hacer desde la propia experiencia.

Cuando se lee la literatura de CoDA : Siempre se lee un paso y cuando se acabe , se lee una tradición y asi sucesivamente.

Para tener mas idea de como llevar la reunión ( junta ), siempre puedes ir a una reunión abierta de AA ( Alcoholicos Anonimos ) y ves como funciona y asi luego se puede aplicar para el grupo nevo de Codependientes anonimos.

 

MATERIAL BASICO

– Libro azul de codependientes anonimos ( la portada sale un sol ) – incluye los 12 pasos en modo extendido.

– Libro verde de trabajo de CODA – inclute los 12 pasos y las 12 tradiciones.
– Guia de moderacion

– una hoja con los 12 pasos, otra hoja con las 12 tradiciones y otra hoja con los 12 conceptos.

Pregunta en el email de la secretaria de el intergrupo a nivel nacional de mexico, donde poder conseguir literatura o si te pueden enviar archivos digitales y asi luego tu los fotocopias si no existiera en formato original impreso : codamexicosecretaria2@gmail.com

 

PARA ABRIR EL GRUPO

Idea tener algún folleto original y algún recorte de periódico donde haya un articulo que hable de CODA. Esto puede facilitarlo algún grupo de coda que lleve tiempo y sino pedir a la oficina que hay en México o la de EEUU. Y más fácil es mirarlo en la web de CoDA : http://www.coda.org en la parte de ingles hay info e emails para pedir información. O buscar en el directorio de grupos, en la parte internacional si estas fuera de EEUU.

Luego buscas sitios donde alquilar una sala o que te la dejen por un precio baratito. Que luego eso se ir a pagando con las contribuciones de los que vais a la reunión, eso puedes preguntar dudas a los grupos de AA y Alanon o al de CODA con este tema, pues todos funcionan igual con el asunto de cómo es eso de alquilar la sala y temas de dinamización ( lo de moderar y como es la estructura ) de la reunión.

Puedes buscar una iglesia, porque dejan los alquileres baratos y hasta hay alguno gratis aceptando donaciones más adelante , siempre auque sea , mas adelante hay que pagarles algo por la filosofía que mantienen los grupos de 12 pasos de que nos mantenemos con nuestras contribuciones , aunque sean 5 dólares al mes o se les da cuando pasen unos meses y el grupo tenga gente para poder permitirse pagar algo de alquiler , pero por lo menos es para tener ese sentimiento de que es nuestro ese espacio.

También puedes buscar una sala en un hospital o creo que salas que tienen las bibliotecas o centros cívicos o del ayuntamiento, aunque quizás estos pidan papeles y además y si partes de cero sin ayuda física de un compañero de Coda, sería más complejo, pero si hay dudas es mejor pillar algún teléfono de CoDA Mexico y preguntar, como se hace y que ayuda puede ofrecerte.

Es mas facil ir a lugares donde ya existen grupos como lugares donde ya haya ubicado un grupo de AA por ejemplo , pues los dueños del local ya saben de que va la historia y suelen ser muy respetuosos y te facilitan mas las cosas.

La entrevista para pedir una sala. Pues siempre con amabilidad, escuchando su parte y ofreciendole los folletos y tripticos que sean originales o algún libro de muestra que le puedas dejar en el sentido de que luego te lo devuelva. Es recomendable el libro azul, pero en original esta en ingles solamente. Pues enseñar material original da seriedad y eso lo valoran mucho. Hablar de la necesidad que hay en la zona también es otra cosa que se comenta.

Cualquier duda comentarla por aquí también. Estamos todos para ayudarnos mutuamente.

¿ Como saber si soy codependiente ? Y que hacer

¿Cómo saber si soy codependiente o tengo comportamientos que podrían considerarse codependientes?

Responde mentalmente o por escrito a las siguientes preguntas. Si tu calificación es mayor de cinco respuestas afirmativas, puedes considerar la posibilidad de ser una persona codependiente. de manera que tal vez te seria de ayuda pensar en pedir apoyo.[María Esther Barnetche de Castillo, Elia María Barnetche de Maqueo, Tesha Prieto de Martínez Báez,
Quiero Ser Libre, Manual de Trabajo, 28-29]

En la práctica soy codependiente cuando yo pienso que soy responsable de los pensamientos, los sentimientos y las acciones del otro, y pienso que el otro es responsable de mis pensamientos, mis sentimientos, y mis acciones. Hay cierta confusión o mezcla de identidades en una relación codependiente. Un codependiente no sabe dónde termina él, y dónde empieza la otra persona.

CUESTIONARIO

¿Dices si cuando realmente deseas decir que no?
¿Creciste en un hogar donde el control, el alcohol o la escasez fungieron como mecanismos de poder?
¿Eres de los que “cuidan de otros” o toma para si el dolor ajeno y sientes que tienes que rescatarlos o corregirlos?
¿Utilizas el miedo como estimulo?
¿No tienes suficiente tiempo para ti mismo?
¿Es tu vida controlada por otros o por comportamientos o pensamientos compulsivos?
¿La falta de dinero afecta tu estado de animo?
¿Sean cuales fueren tus logros, te sientes vacío (a)?
¿Te sientes incapaz de solucionar los problemas?
¿Dependes profundamente de otras personas?
¿Te riges por una serie de normas rígidas?
¿Sientes necesidad de aprobación de fuentes externas?
¿Buscas constante aprobación y afirmación?
¿Tienes miedo de tu propia ira?
¿Buscas personas necesitadas para ayudarlas?
¿Tratas de guardar tus sentimientos para ti mismo y poner buena cara?
Cuando tienes pereza, ¿te excusas?
¿Llegas frecuentemente tarde a las citas, reuniones, etcétera?
¿Te sientes cansado y sin energía?
¿Sientes que si no te llevas bien con tu superior, es por tu culpa?
¿Te disgusta tomar cualquier riesgo?
¿Tiendes a gastar el dinero compulsivamente, comer más de lo debido, tomar tranquilizantes, fumar, trabajar en exceso, o beber demasiado?
¿Has perdido interés en el sexo o por el contrario te sientes obsesionado por este?
¿Tienes frecuentes problemas médicos con colitis, úlceras, hipertensión, asma, dolores de cabeza o de espalda?
¿Te accidentas frecuentemente?
¿Tienes miedo al abandono, a la soledad, al rechazo?
¿Tiendes a menospreciar los problemas, a racionalizarlos y frecuentemente dices, “sí, pero…”?
¿Te encuentras frecuentemente culpando a otros?

La codependencia puede ser definida como una enfermedad, cuya característica principal es la falta de identidad propia. El codependiente pierde la conexión con lo que siente, necesita y desea. Si es dulce y agradable aunque no lo sienta, es porque busca aceptación.

Da más importancia a los demás que a sí mismo. Se crea un yo falso, pues en realidad no está consciente de quién es y está tan desconectado de sus propios sentimientos, que asume la responsabilidad por las acciones de los demás. Se avergüenza por lo que hacen otras personas y toma las cosas de una manera personal. Invierte una enorme cantidad de energías en mantener una imagen o un estatus para impresionar porque su autoestima es muy baja, ya que depende del valor que los demás le otorgan.

La codependencia se origina en las familias disfuncionales y convierte a los miembros de esas familias en personas hiper-vigilantes. Al estar el ambiente familiar tan lleno de estrés debido a la violencia, la adicción al alcohol o a las drogas, las enfermedades emocionales de sus miembros etc; la persona codependiente enfoca su atención hacia su entorno para defenderse de algún peligro real o imaginario.

El estado de alerta es una defensa de nuestros cuerpos, algo temporal que nos ayuda a defendernos en momentos de peligro. Pero cuando ese estado se vuelve crónico, la persona pierde el contacto con sus reacciones internas, ya que todo el tiempo su atencion está afuera de sí misma.

Los niños necesitan seguridad y tener modelos saludables para imitar, para poder entender sus propias sensaciones internas. También necesitan aprender a separar los sentimientos de los pensamientos y a generar autoestima ellos mismos desde su interior. Si el niño pierde el contacto con sus sentimientos, tratará de llenar sus necesidades con estímulos externos y se convertirá en un adulto codependiente.

Si cree que tiene problemas de codependencia, recuerde que hay tratamiento disponible y que éste puede ayudarle a sentirse mejor. La curación toma tiempo y esfuerzo, pero hablar con otras personas que comparten el mismo problema en grupos de ayuda mutua de 12 pasos como Codependientes Anonimos y compaginar con un psicologo, son dos de las mejores maneras de comenzar la recuperación.

Grupos de 12-pasos

De acuerdo a la Enciclopedia de Salud Mental, la codependencia es una adicción. Sin embargo, los expertos determinan que los codependientes pueden superar sus síntomas en un proceso de recuperación de 12 pasos, parecido al de los Alcohólicos Anónimos , estos grupos para la codependencia son Codependientes Anonimos.

Las reuniones de Codependientes Anónimos constituyen un valioso recurso de respaldo emocional y práctico. El Programa de Recuperación envuelve el que usted reconozca que la codependencia está afectando su vida.

Soy codependiente, ¿ por qué ?

Hay una pregunta, que todos quienes padecemos de determinado síntoma, ya sea físico, sicológico y/o emocional nos formulamos una y otra vez, y esa pregunta es “¿ Porqué?”.

El diabético se pregunta “¿ Porqué soy diabético?”, el celíaco se pregunta “¿Porqué soy celíaco?”. Y, el codependiente que es consciente de su problema se pregunta “¿Porqué soy codependiente?”.

Muchas personas y muchos profesionales también, creen que basta con tratar y corregir las manifestaciones de determinado problema, ignorando o prestando muy poca atención a la, o a las causas que generaron el problema, generando así un problema mayor ya que al tratar las manifestaciones o síntomas en forma aislada sólo logran suprimirlos en forma temporaria, porque cuando no se trata la causa real de un síntoma, éste al ser suprimido sin la debida comprensión busca manifestarse, es decir busca emerger para ser resuelta desde la comprensión de su totalidad y en el marco de la totalidad.

 

Yo Codependiente

La persona es diagnosticada como diabética, como codependiente , como lo que sea, pero luego de hecho el diagnóstico la persona siempre se pregunta “¿Porqué?” y aunque la persona crea que tratando los síntomas curará definitivamente, siempre queda pendiente de respuesta su interrogante, y si no la responde, esa respuesta( causa ) que quedó latente buscará emerger a la luz del conocimiento y la comprensión. Más tarde o más temprano reaparecerá tal vez repitiendo los mismos síntomas, o tal vez lo haga en forma diferente pero representando un problema mayor, es decir que se manifestará con mayor grado de gravedad. El codependiente no escapa a este patrón, ya que si no logra comprender la raíz de su problema, buscará repetir sus vivencias como codependiente

 

¿ Porqué soy codependiente?

Respuesta como codependiente: Porque en mi, hay una especie de debilidad emocional y sicológica, y siento que mi personalidad se ha formado defectuosamente; convirtiéndome en una persona insegura, débil, iracunda, obsesiva y todos estos rasgos de mi personalidad generan en mi un cúmulo de emociones negativas, culpa, ira, tristeza, desprecio, todo esto aflora en mi en respuesta a mis comportamientos y emociones negativas convirtiendome en codependiente.

 

La respuesta que aquí transcribí como codependiente,  surgió en mi hace ya un tiempo cuando en el silencio de mi habitación y con libreta y lápiz en mano formulé la pregunta en forma escrita, cansada de tratar de corregir mis comportamientos de codependiente con diferentes técnicas pero sin buscar comprender el orígen de ellos. No es una respuesta profesional, ni que responda a ninguna corriente sicológica específica, simplemente es parte de la respuesta que recibí de mi misma, transcribo la parte que me parece sustancial para que se comprenda mejor la importancia de conocer las causas que determinan que una persona sea codependiente.

Debilidad emocional y sicológica. Todo lo que una persona experimente en sus primeros años de vida es lo que formará la personalidad del adulto que será. Si en ese período la persona recibe rechazo, humillaciones, sufre abandono físico o emocional por parte de uno o ambos progenitores o de los adultos responsables de su cuidado, sufre abuso físico y/o sicológico incluyendo abuso sexual, crece en un hogar donde alguno de sus integrantes es alcohólico y/o adicto a otras sustancias o tiene trastornos alimentarios, mantiene relaciones de codependencia, probablemente desarrollará algún tipo de dependencia como respuesta al dolor causado por estos sucesos, convirtiendose así en, codependiente. La baja autoestima termina siendo un denominador común en las personas que han vivido este tipo de situaciones en sus primeros años de vida, y es esta baja autoestima que los lleva a mantener relaciones de codependencia.

 

El encontrar una respuesta a la pregunta ¿Porqué soy codependiente? Es encontrar la causa de la codependencia y sólo tratando la causa, ésta puede ser superada. Mientras sólo se traten las manifestaciones que presente el codependiente no habrá una curación real, podrá si haber una mejoría pasajera, en la que la persona se sienta relativamente bien, pero ni bien entre en contacto con un factor estimulante como puede ser que conozca a otra persona con características similares a quienes fueron objeto de su dependencia en el pasado ( por ejemplo si tuvo una pareja o un padre violento, puede ser que conozca a alguien con características similares), el contacto con ésta que parece ser una “nueva” persona terminará llevándola a una situación de codependencia, donde  el codependiente repetirá los mismos patrones de conducta anteriores, ya que el al no identificar la causa que provoca la codependencia, el codependiente está expuesto involuntariamente a dicha causa, generando así la repetición indefinida del problema si no se le identifica en todos sus aspectos.

Patrones de la Codependencia

Esta lista de características y patrones de comportamiento puede servir como una herramienta de ayuda para efectuar una autoevaluación, especialmente entre los participantes nuevos.

PATRONES DE NEGACIÓN:

Tengo dificultad para identificar lo que siento.

Minimizo, modifico o niego lo que siento realmente.

Me percibo como una persona totalmente desinteresada y dedicada al bienestar de los demás.

PATRONES DE BAJA AUTOESTIMA:

Tengo dificultad para tomar decisiones.

Juzgo duramente todo lo que pienso, digo o hago, como algo que no es “lo suficientemente bueno”.

Me siento avergonzado al recibir reconocimiento, elogios o regalos.

No le pido a los demás que satisfagan mis necesidades o deseos.

Valoro más la aprobación que me dan los demás por mi comportamiento, ideas y sentimientos que la que me doy yo mismo.

No me percibo como una persona valiosa o digna de recibir amor.

PATRONES DE CONFORMIDAD:

Actúo en contra de mis valores e integridad para evitar el enojo o el rechazo de otras personas.

Soy extremadamente sensible a los sentimientos de los demás y los incorporo como propios.

Soy sumamente leal y permanezco en situaciones dañinas demasiado tiempo.

Le doy más valor a las opiniones y los sentimientos de los demás que a los míos y frecuentemente temo expresar mis opiniones y sentimientos cuando difieren de los de los demás.

Dejo a un lado mis propios intereses y pasatiempos para hacer lo que otros desean hacer.

Acepto una relación sexual como un substituto del amor.

PATRONES DE CONTROL:

Creo que la mayoría de la gente no es capaz de cuidarse a sí misma.

Trato de convencer a los demás de lo que deben pensar o sentir.

Me resiento cuando los demás no me dejan ayudarlos.

Ofrezco consejos y orientación a los demás, sin que se me pida.

Me desvivo por hacer regalos y favores a quienes quiero.

Utilizo el sexo para ganar aprobación y aceptación.

Tengo que sentir que “me necesitan” a fin de tener una relación con los demás.

¿CÓMO SURGE LA CODEPENDENCIA?

“EL CUENTO DE NUNCA ACABAR” Primera parte.

La Codependencia surge cuando las necesidades básicas del ser humano en la primera infancia no son satisfechas, y como consecuencia de los traumas y heridas de la vida. Ambas – carencias y heridas – se viven principalmente en el hogar, pero también más adelante, en la escuela, y en la sociedad en general incluyendo nuestra propia Iglesia.

¿A qué necesidades básicas me estoy refiriendo? Las más evidentes son aquellas para poder sobrevivir como son el alimento, el vestido, el aseo, el descanso, el contacto físico y atención, las carencias y apapachos. Sin ellas, el niño no sobrevive. Todo niño además comparte cuando menos 5 características muy humanas que si sus padres le ayudan a desarrollar, llegará a la edad adulta maduro, capaz de relacionarse consigo mismo, con los demás y con Dios, y sintiéndose bien de sí mismo: Todos son valiosos, vulnerables, imperfectos, dependientes e inmaduros.

Un niño es valioso por el hecho de ser, de habar nacido; no tiene que hacer nada para ganarse el afecto de sus padres. Estos han de amarlo y aceptarlo tal y como es para que tenga una auto estima sana. “Si ellos me aman y aceptan”, -experimenta el niño de manera inconsciente – “Quiere decir que yo soy bueno y digno de ser amado”. Si no es así, empieza a experimentar sentimientos de vergüenza y minusvalía: “Algo debe estar mal en mi. Mis papás no me quieren ni aceptan. Yo estoy mal, no valgo”.

Un niño es vulnerable. Necesita ser cuidado y protegido por sus padres en lo físico, en lo emocional, en lo intelectual y en lo espiritual. Aprende a cuidarse as í mismo cuando experimenta la protección y el respeto de sus padres. Aprende que tiene derecho a poner límites para protegerse y a exigir que sean cumplidos. Si es abusado por sus padres, si es tratado de manera irrespetuosa ya sea: a) maltrato físico: -golpes, jalones de pelo, pellizcos, etc., b) –ya sea en lo emocional, diciéndole: “eres un bruto”, “tenías que ser tu, no sirves para nada”…, haciéndole sentir que no vale, que tiene que someterse sin ser tomado en cuenta, que no está bien sentir ni expresar sus sentimientos, etc. -, c) en lo espiritual cuando los padres quieren convertirse en dioses de sus hijos: -me crees que he escuchado a hijos decir que su papá les ordena: “cuando yo te hable, no me importa si estás hablando con Dios, vienes primero a atenderme a mí”, d) en lo sexual: cualquier tipo de contacto físico inadecuado, pensará que esto debe ser lo normal, no aprenderá a poner límites, y más tarde, permitirá que otros abusen también en cualquiera de estas formas. O por el contrario, se convertirá en una persona que abusa de los demás de cualquiera de estas maneras por que no aprendió a respetar sus límites.

Podríamos decir que un niño es perfectamente imperfecto. Es falible, se equivoca, tal vez más que un adulto por que no ha tenido tiempo de aprender. Tampoco es un adulto comprimido. Necesita que en su familia se le de permiso de equivocarse y que exista un clima de libertad en el cual todos conocen que son imperfectos y aprendan a reconocer sus errores, empezando desde su papá.

Un niño es dependiente. Sus necesidades primarias como dije, han de ser cubiertas por los adultos que lo cuidan. Si esto se da, cuando sea adulto sabrá atender a sus propias necesidades y a las de los demás. Si por el contrario, no fueron satisfechas, de adulto será una persona demasiado dependiente, o demasiado independiente al grado de pensar y sentir que no necesita a nadie.

Un niño es inmaduro. Nace con un potencial, pero necesita de sus padres para desarrollarlo. Tiene necesidad de ser formado, educado, ayudado a crecer al máximo de su potencial. Si sus padre no atienden conscientemente a su tarea de ayudarlo a irse desarrollando, lo más seguro es que no lo logrará plenamente.

Es entonces en tu hogar de origen en donde debiste recibir de tus padres la satisfacción de todas tus necesidades básicas tanto en lo físico, como en lo afectivo, en lo emocional y en lo espiritual. Tu hogar debió ser el ámbito natural y amoroso para nacer, crecer, y desarrollarte como persona. Si no fue así, es seguramente porque tus padres tampoco lo tuvieron, ni recibieron la atención a todas sus necesidades. No se trata de encontrar culpables, porque estoy segura de que hicieron lo mejor que pudieron, con los recursos que contaban en las circunstancias que rodearon sus vidas, al igual que tu haces ahora o harás cuando te cases.

Por Lic. Gloria Montemayor de Guerra

¿Cómo saber si soy codependiente o tengo comportamientos que podrían considerarse codependientes?

Responde mentalmente o por escrito a las siguientes preguntas. Si tu calificación es mayor de cinco respuestas afirmativas, puedes considerar la posibilidad de ser una persona codependiente. de manera que tal vez te seria de ayuda pensar en pedir apoyo.

[María Esther Barnetche de Castillo, Elia María Barnetche de Maqueo, Tesha Prieto de Martínez Báez,

Quiero Ser Libre, Manual de Trabajo, 28-29]

 

En la práctica soy codependiente cuando yo pienso que soy responsable de los pensamientos, los sentimientos y las acciones del otro, y pienso que el otro es responsable de mis pensamientos, mis sentimientos, y mis acciones. Hay cierta confusión o mezcla de identidades en una relación codependiente. Un codependiente no sabe dónde termina él, y dónde empieza la otra persona.

 

CUESTIONARIO

 

¿Dices si cuando realmente deseas decir que no?

¿Creciste en un hogar donde el control, el alcohol o la escasez fungieron como mecanismos de poder?

¿Eres de los que “cuidan de otros” o toma para si el dolor ajeno y sientes que tienes que rescatarlos o corregirlos?

¿Utilizas el miedo como estimulo?

¿No tienes suficiente tiempo para ti mismo?

¿Es tu vida controlada por otros o por comportamientos o pensamientos compulsivos?

¿La falta de dinero afecta tu estado de animo?

¿Sean cuales fueren tus logros, te sientes vacío (a)?

¿Te sientes incapaz de solucionar los problemas?

¿Dependes profundamente de otras personas?

¿Te riges por una serie de normas rígidas?

¿Sientes necesidad de aprobación de fuentes externas?

¿Buscas constante aprobación y afirmación?

¿Tienes miedo de tu propia ira?

¿Buscas personas necesitadas para ayudarlas?

¿Tratas de guardar tus sentimientos para ti mismo y poner buena cara?

Cuando tienes pereza, ¿te excusas?

¿Llegas frecuentemente tarde a las citas, reuniones, etcétera?

¿Te sientes cansado y sin energía?

¿Sientes que si no te llevas bien con tu superior, es por tu culpa?

¿Te disgusta tomar cualquier riesgo?

¿Tiendes a gastar el dinero compulsivamente, comer más de lo debido, tomar tranquilizantes, fumar, trabajar en exceso, o beber demasiado?

¿Has perdido interés en el sexo o por el contrario te sientes obsesionado por este?

¿Tienes frecuentes problemas médicos con colitis, úlceras, hipertensión, asma, dolores de cabeza o de espalda?

¿Te accidentas frecuentemente?

¿Tienes miedo al abandono, a la soledad, al rechazo?

¿Tiendes a menospreciar los problemas, a racionalizarlos y frecuentemente dices, “sí, pero…”?

¿Te encuentras frecuentemente culpando a otros?

Dificultades para la recuperacion en la codependencia. ( detectarlas para poder pedir ayuda ).

Dificultades para la recuperacion en la codependencia

En este breve artículo hablaremos en femenino, debido a la preponderancia del sexo femenino en este padecimiento, sin embargo no es excluyente del sexo masculino. Se dice (en broma) que cuando una Codependiente va a morir, ve pasar la vida de otro ante sus ojos. Y esto se aclarará una vez que hayan leído el presente artículo. Para poder mejorar la Codependiente necesita en primer lugar pedir ayuda ya que las conductas y hábitos que ha desarrollado a lo largo del tiempo se han rigidizado y se vuelven automáticas.

Este paso (la ayuda) es el más difícil, ya que como hemos mencionado en otros artículos los codependientes no sienten que ellos estén mal, sino que todo el problema ha sido el o los Químico Dependientes en su vida. En muchas ocasiones llegan a solicitar ayuda cuando se ha complicado su cuadro ya sea con Depresión, Trastorno de Ansiedad , Alteraciones en el Sueño, cansancio crónico o sus problemas de relaciones interpersonales se han complicado demasiado.

Aún entonces, cuando se sienten muy mal emocionalmente, siguen pensando que el problema está afuera y no en ellas mismas. Debido al sistema de pensamiento dirigido a controlar o manejar el exterior para así sentirse mejor , se les dificulta enfocarse en sí mismas, poniendo mayor énfasis en la otra u otras personas. Con todo lo anteriormente descrito, el principal problema es soltar a las personas a su alrededor y responsabilizarse de su propio bienestar.

Existen además otras dificultades en su recuperación, precisamente por su esquema de pensar Codependiente. Algunas de estas dificultades son:

1)Sentirse víctima crónica: cuando existe este tipo de pensamiento, manejan gran autoconmiseración pensando que el mundo y las personas no han sido justas con ellas, que se han aprovechado de ellas y que no han obtenido el reconocimiento o apoyo merecidos. En este punto sería muy importante checar si no está padeciendo un cuadro de Depresión lo cual también podría interferir en su recuperación.

2)Poner en primer lugar a las personas y sus juicios, antes que su propia rehabilitación, es decir no se responsabilizan de sus necesidades. Esto muchas veces les impide darse la oportunidad de ir a grupos porque se va a enojar mi marido o porque qué van a pensar de mí las demás personas. Y muchas veces no quieren tomar medicación porque o está muy cara o porque su familiar no cree que necesite el medicamento.

3)Negar su propio padecimiento o minimizarlo. Tienden a compararse con otros Codependientes (igual que los QuímicoDependientes) y entonces se dicen a sí mismas esas cosas que dicen en grupos nada mas me deprimen más, ellos o ellas están mucho peor porque a mi no me suceden esas cosas o en su negación dicen yo no estoy mal. Con lo que justifican el no acudir a los grupos porque se sienten diferentes.

4)Pensar que el tratamiento es para ayudarlas a controlar o cambiar a los demás. Es frecuente que acudan a terapia o a grupos, pensando en la vida de otras personas y cómo le van a hacer ahora para hacerlos entender y cambiarlos.

5)Dificultad en confiar y pedir ayuda externa. No saben pedir ayuda para sí mismas. Y tratan de hacer las cosas ellas solas, con el resultado obvio de que continúan con sus patrones enfermos.

6)Gran carga de resentimientos, que les impide dejar de pensar o soltar a las personas causantes de su malestar, por lo que se quedan enganchadas con el pasado y se les dificulta disfrutar su presente.

7)Otra gran dificultad es la falta de información, tanto de la Químico Dependencia como de la Codependencia, con lo que se puede posponer indefinidamente la ayuda.

PROGRAMA DE RECUPERACION:

La principal finalidad de la recuperación en la Codependencia, es atenderse a sí misma en toda la extensión de la palabra. Esto significa que pueda retomar control de su vida (no de otros), sus emociones y sus necesidades para ser más objetiva , fortalecerse y poder tomar decisiones más sanas en su vida.

Es decir, accionar hacia metas y expectativas personales (acción congruente) y no el reaccionar únicamente de acuerdo a las circunstancias y acciones de otros. Mencionamos además que deben checarse con un médico psiquiatra en caso de sentirse tristes, desesperanzadas, desmotivadas, llanto fácil etc. lo que podría hablar de un cuadro depresivo. Con lo anteriormente descrito en forma breve, el programa y la terapia requerida para la Codependiente rompe con su esquema tradicional de querer hacer las cosas a su manera y ella sola. Debemos recordar que tanto el Químico Dependiente como el Codependiente presentan mucho sufrimiento y conductas enfermas, por lo que muchas veces los hijos no tienen a alguien en quien apoyarse y solicitar ayuda adecuada.

Si en realidad desea el Codependiente resolver los problemas en su familia, necesariamente tiene que estar ella en recuperación para sanar y poder ayudar posteriormente a su familia. De otra manera continuará tropezándose con la misma piedra. Recuerda : Si quieres tener resultados diferentes, tienes que hacer las cosas diferentes . Esto no es fácil, ya que se cae en patrones de conducta automáticos o conocidos que con el tiempo se rigidizan, por eso es tan importante contar con ayuda externa que les sirva de guía y de cerebro auxiliar y así encontrar alternativas sanas.

La recuperación consiste en hacerse responsable de sí misma, buscando alternativas de conducta sanas, desarrollar el control de su propia vida, para dejar de sufrir; todo ésto a través de ayuda externa que le servirá de guía como los grupos Alanon, Familias Anónimas, madrinas (personas en recuperación con programa) y terapeutas especializados en Codependencia.

PARA LA RECUPERACION ES DE SUMA IMPORTANCIA PEDIR AYUDA Y TRABAJAR LOS SIGUIENTES PUNTOS:

1)Observarse y hablar de sí misma con la finalidad de reconocer conductas repetitivas que crean estrés.

2)Aprender a soltar a los demás y dejar de hacerse responsable por el bienestar de otros. Esto no quiere decir abandonarlos, sino simplemente permitir que los demás se hagan responsables de sí mismos y apoyarlos siempre y cuando no le acarreen consecuencias.

3)Establecer límites personales (a sí misma) y respetarlos, es decir hasta donde puedo o quiero dar o ayudar sin que me duela o afecte. Aprender a decir no cuando la situación lo requiera y aprender a manejar la culpa que muchas veces acarrea.

4)Buscar alternativas con conductas sanas, evitar los extremos del todo o nada

5)Dejar de culpar a otros por su propio malestar y pensar qué podría hacer yo para sentirme mejor en lugar de qué deben hacer ellos para que yo esté bien.

6)Trabajar resentimientos con el grupo, terapeuta o madrina para poder continuar sin el ancla que ésto produce (el pasado) y así poder disfrutar la vida hoy.

7)MUY IMPORTANTE INFORMARSE DE LA QUIMICO DEPENDENCIA Y CODEPENDENCIA.

8)Acudir al médico especialista para un chequeo si presenta molestias físicas o emocionales.

Mencionamos además que deben checarse con un médico Psiquiatra en caso de sentirse tristes, con alteraciones en el sueño, alteraciones en el apetito, desesperanzadas, desmotivadas, llanto fácil etc. lo que podría hablar de un cuadro depresivo. O si se encuentran con un estado de ansiedad importante, con preocupación constante, ideas obsesivas, sudoración, taquicardia, falta de aire, miedos, etc lo mismo, acudir al médico Psiquiatra para su valoración.

En resumen, una vez que la Codependiente busca su recuperación personal dejará de sufrir las consecuencias de la vida de los demás y podrá obtener la libertad y energía para determinar y responsabilizarse acerca de qué tipo de vida puede y quiere llevar. Con lo anterior está evitando mayores complicaciones o resolverlas en una forma más adecuada una vez que se han desarrollado.

Todo ésto que mencionamos es un proceso y como cualquier otro proceso requiere de tiempo y un trabajo para lograr resultados. Nuestra experiencia es que cuando por fín comprenden algunos de estos puntos, podrán ver alternativas viables para una vida mejor y definitivamente cuando comienzan su programa, los niveles de estrés van disminuyendo en forma importante.

Fuente: Dra. Ana T. G-Paullada de Cantú

PSICODE Blog

Blog del Instituto de Psicología y Desarrollo Personal PSICODE, centro de terapia psicológica de referencia en Madrid

EL LENGUAJE DEL ADIÓS...

¡Recuperándonos de la Codependencia!

psicoterapia radioactiva - recuperacion de trastornos de la alimentacion

Es un blog sobre autoayuda, enfocado en la salud emocional y la codependencia. Se trata de compartir informacion sobre la codependencia y como salir de ella. Se tratan asuntos como la autoestima , la felicidad , las emociones , como salir de relaones toxicas y como encontrar relaciones saludables.

El Blog de Joaquín Sarabia

Pensamientos Libres

Psicovalencia

Un blog creado para compartir recursos, herramientas, ideas, opiniones....

independientesdigital

Just another WordPress.com site

EL DESPERTAR DE LA CONCIENCIA

La alegría no tiene motivo, es eterna.

blogdeloy

Tomando conciencia

Hospital de Día

Salud Mental Perú

La Psicología es para todos los días

La Psicología que ayuda en el día a día, por Silvia Álava

Paula Álvarez Bargados

Nuestro Mundo Psicológico